sábado, 28 de mayo de 2016

Synfig Studio #5: Importación de Imágenes

El capítulo de hoy podría ser uno de los que animan a iniciarse en este programa, o el que más me echaréis en cara de todos los tutoriales que jalonan este blog. ¿Por qué? Leed y sabréis. Eso sí, leed atentamente, que los detalles son importantes.





La importación de imágenes en Synfig es un proceso que no deja de tener su intríngulis. Las razones son múltiples; por un lado, los gráficos vectoriales son muy suyos ya de por sí, y la implementación de diferentes protocolos y estándares de formatos complica bastante la cosa. De esto pueden saber bastante los que ya os dedicáis al diseño vectorial, y lo complicado (o imposible) que puede llegar a ser trabajar con diseños realizados desde programas privativos en Inkscape, por ejemplo.

Synfig no escapa a este problema, y añade los suyos propios. Para empezar, el hecho de que Synfig no soporte todas las características de Inkscape: por ejemplo, Synfig tiene su propia forma de entender los contornos de las formas (ver capítulo anterior, dedicado a los splines), que Synfig implementa de una forma bien distinta:



Otros problemas de compatibilidad pueden encontrarse con ciertos tipos de degradados en Inkscape, o con los diferentes tipos de objetos que puede manejar. En este sentido, como indico en el vídeo, recomiendo la conversión de todos los dibujos que hagáis o que importéis en Inkscape a rutas (trayectos) antes de importarlos en Synfig.

Para ello, nos debéis instalar el complemento de exportación en Inkscape, descargando el archivo .zip desde la página de descargas y siguiendo el procedimiento que indico en el vídeo. Una vez preparado el dibujo e importado a Synfig, comienza el verdadero trabajo: ordenar las diferentes formas de manera que las capas de las que consta el dibujo puedan ser identificables rápidamente, partiendo de algo tan descorazonador como esto:



Cada uno de estos "paths" (trayectos) corresponde con cabezas, ojos, mechones de pelo, brazos... en fin, todo lo que  pueda constituir, en este caso, un personaje completo.

Recomiendo tener mucha paciencia con esto, porque la cosa puede eternizarse. Pero si somos cuidadosos tendremos ya para siempre un nuevo personaje que podremos reutilizar cuantas veces sean necesarias; aparte de que, por supuesto, podremos cambiar detalles de su anatomía o vestimenta a voluntad. y es que una de las cosas más interesantes de los archivos vectoriales es su comportamiento, muy similar a figuras recortables, cuyas piezas pueden ser intercambiadas libremente sin pérdida alguna de calidad. O lo que es lo mismo: puerta abierta a la imaginación, siempre que tengamos la paciencia y el orden adecuado para no volvernos locos en el intento.  

No es esto todo lo que hay que decir sobre las imágenes importadas, aunque iré repartiendo los elementos a conocer más importantes a largo de próximas entregas. De momento, la idea fundamental es que los recursos en Synfig son inagotables. 

Ah, se me olvidaba... el personaje vectorial utilizado en el vídeo forma parte de los contenidos descargables de freepik.com:

Truco para trabajar con estos gráficos: seleccionar toda la imagen en Inkscape y comando "desagrupar", para poder eliminar las formas no deseadas.




Todos los contenidos de este blog se ofrecen de forma gratuita y se pueden distribuir libremente. Si piensas que lo merecemos, puedes hacer una donación para el mantenimiento de este blog (o tomarnos una caña a tu salud) haciendo clic en el siguiente botón: